La charla virtual con Gabriel Russo fue organizada por la COPROSA Ejecutiva de San Luis. Participaron representantes de todos los centros ganaderos de la provincia. El objetivo es sumar herramientas para combatir los últimos focos de la enfermedad que aparecieron en el norte, en Ayacucho y Junín.

Luego de la aparición de un par de focos de rabia paresiante en los últimos meses en el norte de San Luis, la Comisión Provincial de Sanidad, en su variante Ejecutiva, organizó una videoconferencia con el jefe del Programa de Rabia de SENASA, Gabriel Russo, quien dejó interesantes conceptos para afrontar de manera integral el combate contra esta enfermedad que ataca sobre todo a los bovinos, caprinos y porcinos, y en menor medida a ovinos y caprinos.

“Fue una charla muy enriquecedora y didáctica, que la aprovechamos a fondo los que estamos involucrados en la sanidad animal, ya que estuvieron como invitados los representantes de todos los centros ganaderos de la provincia y los demás integrantes de la COPROSA Ejecutiva. Russo abordó toda la problemática de la enfermedad y dejó indicaciones muy claras sobre cómo posicionarnos como provincia ante el avance de la rabia”, contó Oscar Cheratto, jefe del Subprograma Producción Pecuaria del Ministerio de Producción.

Las recomendaciones del especialista apuntaron a los pilares que hay que tener en cuenta para controlar la enfermedad. “Primero está la importancia de la vacunación de todos los animales susceptibles, justamente para sacarlos de esa condición. Aconsejó que habría que incluir la vacuna contra la rabia en el calendario anual, como una práctica habitual contra enfermedades de tipo productivas. También, habló del control de las poblaciones de vampiros, de tratar si es posible de georreferenciar dónde se encuentran, ya que es una enfermedad que usa el consumo de sangre para transmitirse de un animal a otro”, agregó Cheratto, quien conduce la COPROSA en representación del Gobierno puntano.

Russo también recomendó diferenciar claramente los distintos tipos de rabia. “La paresiante la transmite un murciélago hematófago, el que conocemos popularmente como vampiro; mientras que en el caso de la rabia urbana, está relacionada con murciélagos que consumen frutos o insectos. Conociendo esta diferencia podemos aplicar mejores soluciones”, dijo el funcionario, quien resaltó que la charla duró una hora y media y luego se abrió la posibilidad de que los participantes realizaran preguntas.

“Fue muy rico el intercambio posterior, salieron temas de gran valor para seguir tratando entre nosotros. Tantas aclaraciones nos obligan a reunirnos pronto para elaborar estrategias que sean adecuadas a la realidad provincial. El compromiso de Russo fue que cuando las condiciones del país lo permitan, nos va a visitar y vamos a trabajar en la difusión, prácticas para poder capacitar a la gente, ayudarnos a detectar las colonias de vampiros y controlar su crecimiento. En general vamos a poner el acento en todo tipo de prácticas de la profesión veterinaria, que incluyen los cuidados, la toma de muestras y los envíos para poder analizarlas. Es bueno recordar que es una enfermedad zoonótica, que se transmite de los animales a los seres humanos, por lo que tiene una alta incidencia en salud pública”, cerró Cheratto.

 

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Producción.