Las tareas llevadas a cabo por técnicos del Ministerio de Producción se desarrollaron en distintos campos ubicados en el departamento Pedernera y tuvieron como objetivo monitorear la ejecución de los cultivos de cobertura.

Con el objetivo de evitar y/o controlar los procesos de degradación de suelos, el Ministerio de Producción continúa con las inspecciones de los campos sembrados con maní, cumpliendo con lo reglamentado en el Decreto 4105-2011 y la Ley de Protección y Conservación de Suelos (Ley 0315-2004). Las tareas se llevaron a cabo en establecimientos de las zonas de Villa Mercedes y Justo Daract en el departamento Pedernera.

El cultivo de maní puede ser un aliado importante para mejorar la fertilidad del suelo en cuanto a los niveles de nitrógeno del suelo, dado que es una especie que fija abundante nitrógeno de manera simbiótica, nutriente que queda disponible para cultivos posteriores.

De esta manera, en los sistemas de rotaciones agrícolas se disminuye la utilización de fertilizantes nitrogenados como la urea. Esto es un factor positivo en el balance ambiental del ciclo de nitrógeno. Sin embargo, es necesario cumplir con prácticas conservacionistas (siembra directa, implantación de cultivos de cobertura y riego cuando es posible), las que están detalladas tanto en la Ley de Protección y Conservación de Suelos como en el Decreto 4015.

“La cosecha del cultivo de maní comienza con la remoción de los frutos que están enterrados. Es necesario que los frutos queden sobre la superficie para que pierdan humedad y estén secos para la cosecha. Una máquina arranca las plantas dejando cordones del material vegetal con los frutos expuestos a la acción desecante del aire. Luego, una vez que estos frutos están secos, ingresa al lote la cosechadora para separar los frutos de las plantas”, explicaron desde la cartera productiva.

Y agregaron: “Como resultados de la tarea de arrancado y cosecha, la superficie del suelo quedaría desnuda y expuesta a la acción erosiva del viento. Pero las prácticas conservacionistas que se realizan en los campos de la provincia de San Luis incluyen la intersiembra de cultivos de cobertura previo al arrancado de los frutos. Ese cultivo de cobertura nace y crece mientras el cultivo de maní termina su ciclo para ser cosechado. De manera tal que al terminar la cosecha del maní el suelo queda cubierto y protegido, evitando voladuras”.

Este año las condiciones de temperatura, humedad y lluvias determinaron que recién se esté comenzando a arrancar el cultivo de maní, y desde el Subprograma Agrícola, Cultivos y Pasturas Intensivas, dependiente del Ministerio de Producción, comenzaron a inspeccionar los campos para comprobar el cumplimiento de la reglamentación vigente para la realización de los cultivos de cobertura.

En los mismos se observó un atraso en el proceso de siembra del cultivo de cobertura, aunque algunos lotes ya están con la cobertura realizada. La cobertura típica de esa zona es el centeno, porque es resistente al frío y a la falta de agua, algo con lo que no cuenta, por ejemplo, la avena.

“Lo recomendable es sembrar la cobertura previo al arrancado (antes de comenzar la cosecha) aunque este año por las condiciones ambientales se atrasaron los ciclos del cultivo. De todos modos, los productores están cumpliendo con lo que exige la ley, y eso es lo más importante. Ahora esos lotes no podrán tener maní durante las próximas tres campañas, eso es algo que vamos a controlar cuando vuelvan a presentar los próximos proyectos”, concluyeron desde el Ministerio de Producción.

 

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Producción.

La entrada Realizaron nuevas inspecciones en establecimientos con planes de cultivo de maní se publicó primero en Agencia de Noticias San Luis.