Comerciantes y pequeños emprendedores de distintos rubros coincidieron en que los créditos blandos que otorga el Gobierno provincial son una gran ayuda para reactivar y no dejar caer la economía.

Las palabras del gobernador Alberto Rodríguez Saá en Buena Esperanza llevaron un mensaje de esperanza: “Aguanten, la Provincia quiere ayudarlos, aguantemos todos esta situación”, dijo casi sobre el final de la presentación del Plan “San Luis Te Cuida”, que se realizó en el SUM de la Escuela N° 191.

Y así lo entendieron los comerciantes y pequeños emprendedores porque las caras fueron de alivio y las palabras del gobernador pasaron a ser acción con el otorgamiento de estos créditos blandos de $50 mil. Hubo un clima de optimismo que se pudo percibir en sus palabras.

“Se hace difícil progresar hoy con este tipo de políticas”, dijo Franco, propietario de un gimnasio. Su rubro es uno que más siente la crisis “porque cuando falta la plata, la gente tiene que vivir y comer y el gimnasio es lo primero que deja”, contó, y con razón: todo lo que no sea de primera necesidad, cuando la economía aprieta, son gastos que se recortan. “Por suerte, esto será de gran ayuda e incentivo para el comercio”, señaló.

Jorge tiene un almacén y manifestó: “Es una ayuda fundamental para el comerciante chico, estamos pasando por una situación muy apremiante, por lo tanto este dinero será una inyección fundamental para reactivar el comercio”, indicó.

“Las cosas aumentaron mucho y la tecnología que tienen hoy los vehículos hace que los costos de los servicios sean más elevados, y para reponer mercadería que tiene relación directa con el precio de los combustibles es peor aún. Por eso creo que esta ayuda del Gobierno llega en el momento justo”, consideró Matías, propietario de un lubricentro.

De Unión son Darío y Gladys y poseen una peluquería: “Es algo muy bueno para la gente, esperemos que la situación cambie porque hoy un comercio es insostenible e inmanejable”, se sinceró Darío, al tiempo que su esposa indicó: ”La gente achica los gastos, deja de venir, en tiempos de inflación todo aumenta todo el tiempo así que esta ayuda es muy buena y muy positiva”.

Natalia tiene desde hace muchos años un vivero y tuvo una temporada con muy pocas ventas: “Las plantas aumentaron un montón, está todo re mal y es mi única salida laboral. Este crédito nos viene de diez para seguir”.

Leo vive hace 13 años en Buena Esperanza, es dueño de una tienda de ropa y tiene cinco hijos: “Los que somos muchos en la familia sentimos la crisis sobre todo a la hora de ir al supermercado, la plata no rinde; por eso lo que está haciendo el gobernador genera un gran alivio”, comentó mientras, junto a su señora, completaba los requisitos para obtener el crédito.

La informática es un rubro que tiene su mercadería cotizada en dólares y Sonia nos contó sus peripecias: “Lo nuestro decayó muchísimo y pasó a ser algo secundario. En estos momentos tan difíciles, se prioriza la comida y la salud. Además es imposible reponer la mercadería”, manifestó esta profesora que agradeció la gestión de Gobierno.

“Vivimos en una provincia donde el gobernador empodera al pueblo. No le quita, al contrario, le da. Soy una agradecida de su gestión y de que mire hacia el interior, porque acá la realidad es muy distinta. Todo cuesta mucho pero con esta ayuda que nos va a dar y el compromiso nuestro de devolverlo, se va a retroalimentar la cadena”, concluyó Sonia.

 

Nota: Adolfo González.

Fotos: Marcelo Lacerda.

Video: Angelina Dresti.