En estos espacios, el programa dependiente de la cartera productiva realiza diversos e importantes trabajos que permiten accionar para un control más eficiente de la plaga.

En estos espacios se realizan diversos trabajos fundamentales que son los que permiten accionar para un control más eficiente de la plaga.

El Gobierno de San Luis trabaja hace más de 10 años para controlar y erradicar la mosca de los frutos en todos los domicilios puntanos. A través del Ministerio de Producción, tiene brigadas que visitan los domicilios de los más de 20 mil beneficiarios que poseen árboles frutales.

Además de los equipos que recorren los domicilios mensualmente para realizar tareas como pulverización de frutales, poda correctiva, remoción de suelo alrededor del frutal y colocación de trampas caseras (armadas por la brigada a cargo), el programa cuenta con dos laboratorios: uno en San Luis y otro en Villa Mercedes.

En estos espacios se realizan diversos trabajos fundamentales (desde monitoreo hasta capacitaciones, pasando por soporte a las barreras fitosanitarias y control de trampas masivas), que son los que permiten accionar para un control más eficiente de la plaga.

Las actividades que se realizan son:

Sistema de monitoreo: Se reciben semanalmente las muestras de las trampas de monitoreo de las rutas de trampeo. Se analizan, identifican y contabilizan las moscas encontradas. Se elabora un informe semanal en el cual se guardan los datos de las trampas para determinar dónde se necesitan reforzar controles.

Análisis de “nuevas” moscas: Con la ayuda de lupas electrónicas y material bibliográfico, se identifican los diferentes tipos de mosca. Esto se hace para saber qué especies se encuentran en la Provincia y definir qué métodos de control se usarán.

Análisis de muestras de frutas: Con el objetivo de adelantarse al ciclo de la plaga, se buscan e identifican formas juveniles de la misma en frutas con sospecha de ataque. Varias son las plagas que en su estado juvenil se presentan como larvas, por ello la importancia de identificarlas para luego realizar el control adecuado.

Estados fenológicos: Se identifican las diferentes etapas fenológicas y su relación con las fechas, se determinan las líneas de trabajo a través de un calendario de hospederos. Todos los datos que se deben recopilar en campo se determinan en el laboratorio con anticipación y es aquí donde son cargados y procesados.

Capacitaciones: Se confecciona el calendario anual de capacitaciones. Los temas son determinados de acuerdo a las observaciones que los brigadistas obtienen en su trabajo diario. El personal del laboratorio realiza, investiga y arma las capacitaciones.

Soporte técnico a brigadas: En el trabajo diario, las brigadas de control se encuentran con situaciones que requieren una decisión técnica, de ahí la necesidad de contar con una comunicación fluida con el técnico de laboratorio. Puede ser telefónicamente (cuando se encuentra con el vecino y necesitan una respuesta en el momento) o a través de una visita conjunta a domicilios.

Soporte técnico a barreras: En las barreras fitosanitarias, técnicos de laboratorio capacitan al personal para que pueda realizar su tarea de acuerdo a normas y/o protocolos nacionales. Además el técnico define qué insecticida y dosis se usará.

Red de trampas masivas: Se centralizan y ordenan los datos de la red de trampas para luego coordinar el trabajo de las brigadas, informando cuándo deberían volver a visitar el domicilio o recebar las trampas.

Red de trampas Plus Trap: Se confecciona una planilla con toda la información (ubicación, fecha de instalación, etcétera) de la trampa. Se hace el seguimiento y se avisa al jefe de brigada cuando es necesario volver a chequear y/o recebar una trampa.

 

Nota y foto: Ministerio de Producción.